logo redondo

CROQUETAS DE BACALAO

croqueta de bacalao
  • Tiempo Prep
    50 minutos
  • Tiempo cocción
    10 minutos
  • Comensales
    4
  • Ver
    966

Se acerca la Semana Santa y los niños se niegan a comer pescado…Estas croquetas de bacalao les convencerán de lo contrario.

Decididamente, esta receta de croqueta de bacalao te puede servir tanto como tapa o aperitivo o como plato principal. ¡Y verás qué poco tiempo duran en el plato!

¿Dónde comer las mejores croquetas de bacalao?

En España nos gustan mucho los rebozados. Si vives en Madrid puedes degustar las famosísimas croquetas de bacalao de Casa Labra, un local centenario. O Casa Ricardo, antigua Casa Ovidio, en Sevilla, durante la Pascua.

Pero no en todos los sitios tienen preparaciones empanadas aptas para celíacos. Ahora ya no tienes que preocuparte porque yo te traigo la mejor receta de croqueta de bacalao sin gluten. O eso dicen mis hijos 😉…

Hay muchas versiones de este plato: croquetas de bacalao y patata valencianas, los pastéis de bacalhau, también llamados bolinhos de bacalhau de Portugal, elaborados también con patatas, con bechamel, sin ella…

¿Por qué el bacalao es el plato estrella de Portugal?

Hay dos motivos principalmente:

  • Portugal, como España, es un país donde el catolicismo es la religión dominante. En época de Semana Santa, los católicos se abstienen de comer carne, por lo que el consumo de pescado y, entre ellos, el bacalao, aumenta.
  • Los portugueses, grandes navegantes, traían el bacalao de Terranova y usaban la sal, de la que son importantes productores, para conservarlo en el viaje de regreso. Durante muchos años ingleses y portugueses firmaron un acuerdo por el cual los primeros protegían a los marineros lusos a cambio de sal. Además, el bacalao, al desecarse con sal podía transportarse a territorios del interior donde no hay mar.

Tipos de bacalao

Puedes encontrar:

  1. Bacalao fresco, en las pescaderías de mercados y supermercados.
  2. Bacalao salado, en las bacaladerías. Puede ser tanto seco como remojado (más o menos al punto para su consumo).
  3. Bacalao congelado o enlatado, en supermercados, principalmente.

Para mi receta yo he preferido emplear bacalao salado seco y a continuación te enseñaré a quitarle la sal.

croquetas de bacalao sin gluten
croquetas de bacalao sin gluten

El bacalao salado seco tiene como ventaja su más larga conservación y siempre está a punto para hacer recetas como macarrones con bacalao o una esqueixada de bacalao. Y si lo compras en lomos gruesos, puedes preparar el bacalao con garbanzos y huevo duro, tan típico de Semana Santa. Por el contrario, deberás desalarlo con un día de antelación.

El bacalao salado remojado está prácticamente listo para su uso, pero debes consumirlo en tiempo muy breve. Aprovéchalo para preparar unos ricos buñuelos de bacalao sin gluten.

¿Cómo se hacen las croquetas de bacalao?

Los ingleses les llaman salt cod croquettes. Y mi versión de este plato emplea una salsa bechamel a base de maicena y mantequilla, por lo tanto, 100% gluten free.

No sé si son croquetas de bacalao de la abuela pero sí sé que ni son las croquetas de bacalao de Chicote y que es una receta clásica que yo he adaptado al colectivo celíaco.

Yo no uso termomix ni airfryer pero seguro que puede prepararse con ambos electrodomésticos. Puedes ver mi videoreceta en mi canal de YouTube, que por cierto, cumple su primer año. Te invito a suscribirte para no perderte mis próximas recetas y comparte las que te gusten con tu familia.

¡Buen provecho!

Ingredientes

PARA EL RELLENO

PARA LA BECHAMEL

PARA EL REBOZADO

Las direcciones

Esta receta, aunque da un poquito de trabajo, la hago mucho en casa porque, aparte de que lo casero siempre resulta más rico y saludable, en las tiendas sólo consigo encontrar croquetas sin gluten de pollo o de jamón, y éstas la verdad es que también nos encantan a todos.

Paso 1

Si tienes el bacalao salado seco tendrás que desalarlo de un día para otro. Para ello, cúbrelo de agua y ponlo en la nevera hasta el día siguiente. Durante estas 24 horas cambia el agua un par de veces

Paso 2

Al día siguiente lava el bacalao con agua fría, escúrrelo y sécalo bien con papel de cocina. Ahora enharina el bacalao con maicena, ponlo en una fiambrera todo junto, dale un meneíto, y ya sólo tienes que hacer saltar la maicena que sobra. Fríe el pescado en una sartén con aceite de oliva un par de minutos por lado. Pásalo a un plato con papel de cocina para que absorba el aceite que sobra. Cuando se ha templado un poco, tritura con la picadora sin que se llegue a hacer una pasta.

Paso 3

Reserva el bacalao y empieza a hacer la bechamel sin gluten. En una cacerola pon 50 gramos de mantequilla a fuego medio para que se derrita poco a poco y sin quemarse. Cuando la mantequilla ya se ha fundido añade la cebolla y deja que se rehogue un par de minutos. Añade también la harina, toda de golpe, y remueve enérgicamente mientras dejas que se cueza dos minutos más. Añade la leche caliente toda de golpe y ahora es cuestión de paciencia. Remueve sin parar hasta que la leche empiece a hervir y espese la salsa. Ya verás que queda una salsa fina y sin grumos. Cuando ya ha espesado lo suficiente echa el bacalao triturado y vuelve a remover, ahora con una cuchara, hasta que espese aún más y te quede una masa consistente que te cueste trabajar. Pueden pasar unos diez minutos o un poquito más. La textura que debe quedar es que lo veas bastante espeso, y no se despegue fácilmente de la cuchara.

Paso 4

Retira la masa del fuego y pásala a un recipiente donde la dejarás enfriar tapada con un film en contacto con la masa para evitar que se seque y forme costra. Cuando se haya templado llévalo por un par de horas a la nevera o hasta el día siguiente.

Paso 5

Cuando ya ha reposado la masa sácala de la nevera, destápala y pásala a la mesada espolvoreada con maicena y amasa un poco para que quede una masa que puedas trabajar bien y le puedas dar forma a las croquetas. Toma una porción de masa y dale forma con las manos. Con estas cantidades y del tamaño que yo las he hecho, que son bastante grandes, han salido 20 croquetas.

Paso 6

Ya sólo queda pasarlas por huevo, luego por pan rallado sin gluten y yo les doy una segunda pasada por pan rallado para que queden más consistentes. Para freír las croquetas y que no se abran, calienta bastante aceite en un cazo y, cuando ya esté bien caliente, vete friendo de cuatro en cuatro para que no se enfrie el aceite. Ve moviendo para que se doren por todos los lados y en un momento las tendrás listas.

Conclusión

Mira qué bonitas quedan, todas enteras y preciosas y lo mejor de todo, el sabor tan delicioso que tienen. Y mira cómo quedan de esponjosas por dentro, son una delicia.

También te puede gustar

Receta Comentarios

  • De Madrid a USA

    Todavía me acuerdo cuando hacía la ruta de la croqueta por Madrid, cuando podía comer gluten y estaba en la universidad, épicas. Tu receta sin gluten me trae tan buenos recuerdos y sobre todo saber que todavía las puedo seguir comiendo!
    Muchas gracias por compartir esta receta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.