logo redondo

HOJALDRE CASERO SIN GLUTEN

hojaldre casero gluten free
  • Tiempo Prep
    1 hora
  • Tiempo cocción
    30 minutos
  • Comensales
    4
  • Ver
    800

Hacer tu propio hojaldre casero sin gluten no siempre es fácil, pero ya es posible para los celíacos. ¡No renuncies al sabor!

Hacer hojaldre en casa es divertido, pero hacerlo sin usar gluten como aglutinante es un poco más complicado.

En mi caso, he hecho al menos 5 combinaciones distintas de ingredientes para conseguir la masa de hojaldre casera gluten free perfecta.

Debes tener presente la temperatura de la mantequilla y de la masa para preparar esta pasta de milhojas laminada. Es importante que estén frías y en verano ésto es más complicado, por lo que se requieren tiempos de reposo en nevera.

¿Quién inventó el hojaldre?

La primera receta para hacer hojaldre casero se le atribuye a un pintor, Claude Gelée, quien tuvo la ocurrencia de colocar mantequilla en el centro de la masa y amasarla envuelta para que no se le escapara la grasa. Claude quería dar una sorpresa a su padre enfermo con un bollo distinto, del que hizo varias versiones. La mejor versión de la pasta de hojaldre casera fue aquella en la que prescindió de la levadura y realizó multitud de pliegues.

Los ingredientes para hacer masa de hojaldre casera son harina, agua, mantequilla y sal. En el caso del hojadre casero sin gluten, obviamente la harina debe ser gluten free y se añade psyllium y goma xantana para conseguir la elasticidad que proporcionaría el gluten.

En la cocina mediterránea ésta es una masa muy apreciada en pastelería para la preparación de muchos dulces y tartas saladas.

En Italia, al hojaldre se le denomina pasta sfoglia,que etimológicamente viene del verbo sflogliare, hojear. Aquí queda claro el sentido que el hojaldre es un conjunto de muchas hojas de pasta plegadas, crujientes y deliciosas.

¿Se puede hacer hojaldre casero sin gluten?

Siempre tienes la opción de comprar masa de hojaldre sin gluten Mercadona pero, si eres como yo, que prefiere preparar su propia masa hojaldre casera, te recomiendo ver la video receta de mi canal de YouTube. Si aún no lo hiciste te recomiendo suscribirte para no perderte mis próximas recetas.

Una vez hayas aprendido cómo hacer hojaldre casero sin gluten podrás preparar sin problema unos cruasanes caseros de hojaldre sin gluten, una coca de llardons (chicharrones) o una exquisita tarta de zanahoria y queso.

Los celíacos finalmente pueden disfrutar de un hojaldre crujiente y delicioso. ¡Buen apetito!

Ingredientes

HOJALDRE CASERO SIN GLUTEN

Direcciones

Es un proceso un poco largo porque deben repetirse varios pasos, pero el resultado bien vale la pena

Paso 1

Para empezar ponen un bol el agua, el aceite y el psyllium y remueve hasta obtener un líquido viscoso. Deshaz todos los grumos hasta que no quede ninguno. Cuando ya tengas una masa viscosa añade la harina. Puedes añadir sal y media cucharadita de goma xantana pero yo no le pongo porque la harina que uso ya lleva estos dos ingredientes. Mezcla bien. Si ves que con la espátula te cuesta trabajar la masa, acaba de integrar con las manos bien limpias. Es una masa bastante pegajosa porque lleva más agua de la que llevaría una masa con gluten. Si tienes amasadora mejor aún.

Paso 2

Una vez que ya tengas la masa toda uniforme, sin grumos, finita y suave, como todavía es muy pegajosa, pásala a un bol y déjala reposar tapada en la nevera un par de horas o incluso de un día para otro para que vaya tomando consistencia y sea más manejable. Cuando te dispongas a preparar ya el hojaldre coloca el trozo de mantequilla bien fría en un papel de horno, cúbrelo y aplástalo con un rodillo con cuidado. Al principio cuesta un poco porque está muy dura pero enseguida se va ablandando. Ahora dobla el papel de horno formando un cuadrado y, con el rodillo, ve estirando la mantequilla hasta que llene todo el cuadrado uniformemente. Ponlo de nuevo en la nevera para que vuelva a enfriarse bien.

Paso 3

Saca la masa de la nevera y ponla encima de un papel de horno espolvoreado con un poco de harina. Embadurna también la masa y el rodillo para poderla trabajar cómodamente. Con un cuhcillo bien afilado haz un corte en cruz y separa las cuatro puntas que irás estirando con el rodillo con mucho cuidado, desde el centro hasta cada una de las puntas. Si ves que es necesario, añade un poquito más de harina porque es importante que no se te rompa la masa. Tienes que estirar lo suficiente como para que te quepa el cuadrado de mantequilla en el centro. Destapa la mantequilla intentando tocarla lo mínimo con las manos para que no se caliente y dobla las puntas de la masa cubriendo la mantequilla con la ayuda del papel de horno y un cuchillo si se pega un poco e intentando que no queden espacios vacíos de mantequilla. Cierra bien por todos los lados.

Paso 4

Despega la masa del papel con ayuda de una pala si es necesario. Pon un poquito más de harina y como hace calor y la masa y la mantequilla se ablandan ponlo de nuevo en la nevera, bien tapado y dentro de una bolsa de plástico para que no se seque, media horita. Ya verás que es una masa que no es demasiado difícil ni laboriosa de preparar pero lleva tiempo sobre todo por los tiempos de nevera que requiere.

Paso 5

Ya tienes la masa bien fría otra vez. Ponla con los pliegues hacia abajo, espolvorea con harina y estírala con el rodillo desde el centro hacia arriba y desde el centro hacia abajo. Haz lo que se llama un pliegue simple, que es en tres partes, ve añadiendo un poquito de harina si hace falta, dale la vuelta para dejar los pliegues abajo y coloca la masa de manera que la abertura quede enfrente tuyo. Ahora haz un pliegue doble. Si ves que la masa vuelve a estar muy blanda deberás ponerla en la nevera media hora más. Es muy importante que la mantequilla esté siempre fría para poder trabajar la masa bien. Yo en este caso puedo hacer el segundo pliegue ahora porque todavía la noto fuerte. Para hacer el pliegue doble, pliega un extremo de la masa hasta la mitad, luego el otro extremo hasta la mitad también y doblas un pliegue por encima del otro. Y ahora sí, tapa de nuevo con el papel y la bolsa de plástico y llévalo a la nevera media hora más.

Paso 6

Pasada la media hora repite la misma operación. Coloca la masa con la abertura mirando hacia ti y estira de nuevo con el rodillo para hacer el pliegue simple. Dobla hasta un poco más de la mitad, el otro extremo lo pliegas sobre el primero y vuelve a estirar. Ojo, siempre con los pliegues hacia abajo.

Paso 7

Haz ahora el pliegue doble. Un extremo hasta la mitad, el otro hasta la mitad y dobla. Tapa y enfría. Este proceso lo tendrás que repetir como mínimo una vez más. En total tenemos que hacer un mínimo de seis pliegues que es lo que hará que la masa hojaldrada tenga esas capas por dentro. Según veas la textura de la masa, ponla a enfriar después de cada doblez o cada dos pero no debe estar nunca blanda porque no debe romperse.

Paso 8

Una vez hayas terminado de hacer todos los pliegues puedes guardar la masa en la nevera un par de días, siempre bien tapada o incluso congelarla.

Paso 9

En la videoreceta de YouTube, para que veas como queda esta masa horneada, preparo una simple coca de hojaldre. La estiro un poco, corto un poquito los bordes para que quede bien bonita y con el sobrante hago unas minipalmeritas. Bate un huevo para pintar la masa y precalienta el horno durante una media hora a 190º calor arriba y abajo y ya puedes poner la coca en el horno durante 25/30 minutos o hasta que esté doradita.

Conclusión

Déjala enfriar para no quemarte, está crujiente, se ven perfectamente las capas de la masa de hojaldre y te aseguro que está riquísima.

También te puede gustar

Deje su opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.